31 de octubre de 2009

Verbo

El hacedor de hombres marchaba por un erial de piedra y silencio.
Otros mundos le poblaban la frente.
Tomó un guijarro redondo y le sopló los más secretos sueños.
- ¡Cántalos tú! –dijo, y lo lanzó bien lejos.

5 comentarios:

Daniel dijo...

Estaba en modo Imperativo el amigo, ¿no?

Tus microficciones deberían encontrarse en las galletas de la fortuna. Caramba, ¿he descubierto un gran negocio?

:-D

lauranicastro dijo...

Bueno, se trata de un amigo medio poderoso... digo. L.

Guillermo CUELLO dijo...

GRANDE HAGUIT ! Veo que vivir tu nueva vida en Kosovo te inspira .

Cariños : GUILLERMO CUELLO

Martín dijo...

Hermosa minificción! Te felicito.

lauranicastro dijo...

¡Gracias a todos! ¡Y buen año 2010! Laura N.